Feed
Posts
Comentarios

Los relojes de pulsera ya llevan más de un siglo entre nosotros y está claro que seguirán durante mucho tiempo más. Los relojes cumplen una función muy importante, como es el control del tiempo, además de ser estéticamente muy  valorados como elementos de moda.

Lejos quedan los días en los que Cartier lanzó su primer reloj de pulsera, el Cartier Santos.  Desde entonces, y aunque ha habido cambios y mejoras significativas que han popularizado su uso, los aspectos básicos de los relojes de pulsera se han mantenido casi intactos.

El reloj de pulsera consta de diferentes partes.  Por un lado, tiene una esfera, que puede ser de diseño clásico o moderno y una correa que lo sujeta a la muñeca. El mecanismo del reloj puede moverse con un engranaje mecánico,  manteniendo el encanto del trabajo artesanal, o electrónico, aprovechando las funcionalidades y la reducción de costes de las tecnologías más avanzadas.

Hay relojes de pulsera para todos los gustos (además de diseños que son cada vez más atrevidos) y para todos los bolsillos (pudiendo superar el millón de Euros), lo que hace que la variedad de relojes de pulsera que se pueden adquirir sea prácticamente infinita.

Los tiempos en los que solo se tenía un reloj de pulsera han pasado y cada vez es más habitual disponer de una pequeña colección de relojes, para ir utilizando uno u otro, en función de la situación o del evento al que se va a asistir.

Por otro lado, las funcionalidades que incluye un reloj de pulsera se han ido incrementando con el paso de los años, de forma que algunos relojes de hoy en día podrían entrar a formar parte de la categoría de gadgets de cualquier tienda de electrónica. Aún así, y pese a los avances tecnológicos, siempre habrá sitio para los relojes tradicionales, relojes que simplemente marcan las horas.

En definitiva, nuestro estilo de vida difícilmente se entendería sin un reloj de pulsera presidiendo nuestra muñeca. Dependemos del tiempo y el tiempo nos gobierna y nuestro ritmo de vida difícilmente podría ser controlado de otra manera.